Reglas básicas‎ > ‎

Final del juego

El objetivo del juego es dar jaque mate al oponente, lo que ocurre cuando el rey del oponente está en jaque, y no hay manera de evitar el ataque, pero no todas las partidas terminarán necesariamente en jaque mate.

Resultados con victoria

Las partidas pueden terminar con la victoria de un jugador y por tanto la derrota de su rival. Son posibles varios escenarios :

  • Jaque mate,
  • Abandono de un jugador,
  • Pérdida por tiempo: en una partida con reloj, un jugador puede gastar tiempo de más durante su turno y terminar perdiendo por exceder su cuota, incluso si su posición es claramente superior,
  • Por decisión del árbitro, por incumplimiento del Reglamento (retraso o la no asistencia a un partido, el engaño, teléfono que suena durante el juego).
En las competiciones usualmente recibe un punto el ganador y ninguno el perdedor (1-0)

Resultados con empate

Las partidas pueden terminar en tablas, es decir sin un ganador. Son posibles varios escenarios :

  • Por mutuo acuerdo entre los dos jugadores durante el juego.
  • A partir de la tercera repetición de la misma posición y tocándole mover al mismo jugador. Estas tablas se obtienen sólo si un jugador las reclama, el otro jugador no puede negarse.
  • Por la regla de las cincuenta jugadas cuando a uno de los jugadores solamente le queda el rey.
  • Por la imposibilidad de dar mate: si no hay posibilidades materiales de que alguno de los jugadores pueda dar mate. Esta incapacidad para dar jaque mate termina el juego inmediatamente, ningún jugador podrá oponerse.
  • Cuando hay un ahogado.
  • En las partidas con reloj, cuando un jugador pierde el tiempo y el otro jugador no tiene suficiente equipo para ganar.
En  las competiciones usualmente recibe medio punto cada jugador.

Historia

A principios de ajedrez el rey se podía capturar y se terminaba la partida. Los persas introdujeron la idea de advertir de que el rey estaba bajo ataque (anunciar jaque en la terminología moderna). Esto se hizo para evitar un final temprano y accidental de la partida. Más tarde los persas añadieron la regla adicional que un rey no se pudo mover a una casilla amenazada o dejarlo en jaque. Como resultado, el rey no podía ser capturado, y el jaque mate era la única manera decisiva de poner fin a un juego.

Antes de 1600 el juego también se podía ganar mediante la captura de todas las piezas del oponente, dejando sólo un rey. En la época medieval los jugadores comenzaron a considerar más noble para ganar por jaque mate que por aniquilación, por lo que se abandonó este estilo de juego..

Normas de cortesía

En partidas de alto nivel se considera grosero seguir jugando una posición sin posibilidades en las que el rival puede ganar rutinariamente, es decir, lo que llamamos una posición desesperada, sin embargo en niveles bajos los jugadores deberían jugar hasta el mate.

La partida debe terminar igual que comienza, es decir con un apretón de manos cordial.