La partida‎ > ‎

Táctica y Estrategia



Táctica y estrategia

La estrategia consiste en desarrollar planes o ideas a largo plazo durante la partida, por ejemplo, organizar correctamente las piezas propias, mientras que la táctica busca una breve secuencia de movimientos, por lo general un ataque o captura, con la intención de obtener una ventaja inmediata

Estos dos aspectos del pensamiento de ajedrez no pueden separarse, porque muchos objetivos estratégicos se logran con el apoyo de táctica, mientras que las oportunidades tácticas que se basan en la anterior estrategia de juego

En efecto, las oportunidades tácticas aparecen de manera natural en una posición estratégicamente superior.

"La táctica es saber qué hacer cuando hay algo que hacer , la estrategia es saber qué hacer cuando no hay nada que hacer" - Tartakower

Fundamentos de la estrategia

La estrategia del ajedrez se refiere a la evaluación de las posiciones de ajedrez y al establecimiento de metas y planes a largo plazo en la partida. 

Durante la evaluación, los jugadores deben tener en cuenta múltiples factores, tales como el valor de las piezas en el tablero, el control del centro y la centralización de las piezas, la estructura de peones, la seguridad del rey, el control de las casillas principales (por ejemplo, las diagonales, abrir columnas, y las casillas blancas o negras), etc

El concepto más elemental en la evaluación de una posición es sumar el valor total de las piezas de ambos lados. Los valores utilizados para este propósito se basan en la experiencia, por lo general se considera que los peones valen un punto, los Caballos y Alfiles alrededor de tres puntos cada uno, las Torres unos cinco puntos y las Damas, unos nueve puntos. 

La diferencia de valor entre dos piezas que se cambian nos puede dar una estimación sencilla de si un cambio nos favorece. En el final del juego, el rey es generalmente más potente que un alfil o caballo, pero menos potente que una torre, por lo que a veces se le asigna un valor de combate de cuatro puntos. Estos valores básicos son entonces modificadas por otros factores como la posición de la pieza (por ejemplo, peones avanzados son generalmente más valiosos que en sus posiciones iniciales), la coordinación entre las piezas (por ejemplo, un par de alfiles generalmente se coordina mejor que un alfil y un caballo), o el tipo de posición (los caballos son generalmente mejores en posiciones cerradas con muchos peones, mientras que los alfiles son más poderosos en posiciones abiertas).

Otro factor importante en la evaluación de las posiciones de ajedrez es la estructura de peones, o la configuración de peones en el tablero. Los peones son las piezas menos móviles y por tanto la estructura de peones es relativamente estática y determina en gran medida el carácter estratégico de la posición. Las deficiencias en la estructura de peones, como el peón aislado, el peón doblado, los peones atrasados ​​y los agujeros, una vez creados, son a menudo permanentes. Cuidado por tanto, se deben evitar estas debilidades, a menos que se compense con otro activo valioso (por ejemplo, la posibilidad de desarrollar un ataque).


Fundamentos de la táctica

La táctica  se fundamenta en acciones a corto plazo, tan a corto plazo que las jugadas se pueden calcular con exactitud  por un jugador humano o por un ordenador.

La profundidad de cálculo posible, es decir, la cantidad de movimientos y las distintas alternativas, depende de la habilidad del jugador o la fuerza del motor de ajedrez. En las posiciones tranquilas con muchas posibilidades en ambos lados, es más difícil hacer un cálculo profundo, mientras que en posiciones con pocas piezas y con un número limitado de variantes forzadas los jugadores fuertes pueden calcular secuencias muy largas de movimientos.

Para el jugador novato la táctica es la consideración más importante, pues casi todos los juegos por debajo del nivel de maestría se ganan y se pierden por errores tácticos. 

Si se quiere mejorar es necesario estudiar y ejercitar la táctica. Para ayudar a entenderla se pueden clasificar en varios tipos, aunque en las partidas se pueden presentan varias de estas ideas mezcladas, como por ejemplo, ataque doble, clavada ,  ataque descubierto (especialmente jaques descubiertos),  , desviación ,  sobrecarga e interferencia .

Una variante forzada que implica un sacrificio y se resuelve en una ganancia concreta se denomina combinación. Algunas combinaciones brillantes, como los de la partida inmortal, se consideran hermosas y son admiradas por los amantes del ajedrez. Los problemas tácticos son un tipo de ejercicio de ajedrez habitual, enfocado al desarrollo de habilidades tácticas de los jugadores. En ellos se muestra al jugador una posición en la que hay una combinación decisiva y se le desafía a encontrarla.