Mate con Alfil y Caballo

Aunque este mate se clasifica como uno de los cuatro mates básicos (los otros son el rey y la reina , el rey y la torre , o rey y dos alfiles contra un rey solitario), en la práctica se produce sólo una vez de cada 6.000 partidas aproximadamente.

Las opiniones difieren en cuanto a si un jugador debe aprender o no este procedimiento de jaque mate, por su complejidad y poca frecuencia.

Para ganar este final también es necesario, como en los casos anteriores, conducir al rey enemigo hasta una banda y a continuación a una esquina.

Existen posiciones teóricas de mate en las cuatro esquinas, e incluso en otras casillas de la banda, pero de hecho sólo podrá forzarse el mate obligando al rey negro a situarse en una de las dos esquinas del color de nuestro alfil. En los demás casos solo un error de la defensa podría permitir el mate.

Técnica del mate

El objetivo de mate es alcanzar una posición similar al diagrama anterior aunque el método para conseguirlo es complejo.

Cuando trabajábamos con la dama, la torre o los dos alfiles, era fácil construir una barrera con el fin de limitar los movimientos del rey negro. Esto se realizaba impidiéndole el paso a través de una columna, fila o par de diagonales, y una vez confinado el rey en alguna zona del tablero se iba estrechando paulatinamente el cerco hasta lograr arrinconarlo contra la banda.

Pero con alfil y caballo, la posibilidad de formar estas barreras requiere de maniobras más sutiles que exigen la máxima coordinación entre nuestras piezas, para mantener al prisionero a buen recaudo mientras se ejecuta la tarea de irle ganando terreno.

Por otra parte, hay que tener presente que no debe sobrepasarse el límite de las cincuenta jugadas que señala el Reglamento, pues de lo contrario la partida sería tablas.

El primer paso consiste simplemente en centralizar las piezas, mientras que, si sabe lo que hace, el rey oponente intenta escapar hacia la esquina de distinto color que nuestro alfil.

El objetivo es llevarlo hasta la esquina del mismo color que el alfil y para ello formaremos lo que se llama Triángulos de Deletang, donde el rey va siendo confinando en un gran triángulo, un triángulo mediano, y luego un pequeño triángulo.

Una vez que el rey está en el triángulo pequeño y restringido a exactamente dos casillas, damos jaque mate. La práctica hace la perfección!

Como puedes comprobar, este final contiene numerosas dificultades prácticas, pero no por ello deja de ser aconsejable su estudio.

Practica el mate

Si te sabes la teoría prueba tus conocimientos para dar este mate.

No te frustres si no lo consigues, pues es muy difícil. (Elige blancas y nivel 8).

Y si no lo has conseguido, ¿te atreves a jugar con el rey negro e intentar salvarte?

http://es.lichess.org/?fen=B7/8/8/N3k3/8/8/8/1K6w%20-%20-%200%201%20-%20-#ai

Vídeo

Este vídeo muestra el mate con alfil y caballo.