Manejo de los peones

Como dijo André Philidor, “los peones son el alma del ajedrez”. El propio Philidor explicaba su importancia en el medio juego: “(Los peones) solos crean el ataque y la defensa,” escribió.

Muchas –si no la mayoría– de las grandes batallas combinatorias con sacrificios parecen surgir, con toda naturalidad, de estructuras de peones favorables.

La poca movilidad de los peones, su posibilidad de promoción y su incapacidad para retroceder, hacen que un peón no se entienda tan solo por si mismo, sino por su relación con el resto de peones y su posición en el tablero.

Mover un peón conlleva una gran responsabilidad, ya que es la única pieza que no puede retroceder

Los peones se pueden clasificar por su posición en el tablero y su relación con el resto de peones. Veamos a continuación algunas de estas ideas y las consecuencias que tiene sobre el juego.

Llamamos estructura de peones a la colocación de todos los peones en el tablero, ignorando las demás piezas. El concepto abarca una amplia gama de ideas, tales como dominio del centro, configuraciones abiertas y cerradas o singularidades relacionadas con la posición de algunos peones.

La evaluación de la estructura de peones es muy compleja y condiciona completamente la estrategia del juego. Además las estructuras no suelen ser estables y hay que considerar continuamente las posibles transformaciones en otras estructuras a través de rupturas, cambios, avances o incluso sacrificios.

Los peones en el final

La energía del peón aumenta a medida que el juego avanza, es decir los peones cobran importancia cuando quedan pocas piezas. Muchas partidas se reducen a finales en los que una parte acaba con un peón más que el otro, y toda la acción se centra en su promoción. De hecho se podrían definir los finales, a diferencia del medio juego, como las posiciones en las que el objetivo principal más directo es coronar un peón. (Hay un montón de definiciones alternativas, ninguna de las cuales es perfecta.)

El número de peones no es lo único importante, cuentan muchos más factores, como la posición de los reyes en el tablero, la distribución de los peones o su grado de avance.

La siguiente regla de oro es bastante fiable:

El jugador con ventaja material (atacante) debe cambiar piezas y evitar cambiar peones y, por el contrario, el defensor se esfuerza por cambiar tantos peones como sea posible con el fin de aumentar las posibilidades de tablas. 

Una vez más, esto es sólo una regla de oro, y una de los atractivos del ajedrez es que siempre se encuentran excepciones a esas reglas.

Cuando un peón alcanza el otro lado del tablero promociona. Esto significa que el jugador puede elegir una dama, una torre, un caballo o un alfil (de su propio color), y pone esa pieza en en lugar que ocupaba el peón. Ver más...

La Regla de la cuadrado nos ayuda a saber si el rey puede alcanzar al peón en su camino a la octava fila para coronar, y dice así:

Si el rey consigue entrar en el cuadrado imaginario que forma el peón con la última fila, entonces se comerá el peón.

Decimos que existe oposición cuando, en un final de peones, ambos reyes se encuentran uno frente a otro separados por un número impar de casillas. Sin la ayuda de otras piezas, el bando que a quien corresponde jugar no puede pasar más allá de la línea (fila o columna) que separa a los monarcas.

En la posición del diagrama, tocándole el turno al blanco, éste no podrá ocupar ninguna casilla de las filas 5, 6, 7 u 8.La idea de la oposición es que, separados una casilla, al Rey que le toca mover deja paso al otro con su movimiento hacia un lado o hacia atrás. Ver más...

Un peón pasado es un peón que no puede ser detenido por ninguno de los peones opuestos. Un peón pasado es muy valioso, especialmente en el final, cuando ​​son muy peligrosos y tienen que ser frenados.

Suponiendo que el peón no puede ser capturado se puede parar así:

    • atacando la casilla delante del peón
    • o colocando una pieza delante del peón

Una "Batalla de peones" es una especie de juego de ajedrez simplificado muy fácil de jugar. También es una manera divertida de practicar el uso de los peones mientras se aprenden algunas de los conceptos fundamentales de la creación de un peón pasado.

Las reglas básicas son las mismas que en el ajedrez normal, pero en el tablero no hay ninguna otra pieza, ni siquiera los Reyes.

Este es el campo de entrenamiento de estos pequeños gladiadores antes de servir en una verdadera partida de ajedrez.

Practica con las posiciones que se proponen y conocerás fácilmente algunos de los secretos para lograr un peón pasado. Ver más...

La forma más divertida para aprender los finales de peones es jugarlas. Te proponemos algunas posiciones para jugar online o contra un compañero y se acompañan de una breve explicación teórica.

Esto sucedió en España hace mucho tiempo. A pesar de que la identidad y la vida de Lucena es un misterio histórico sin resolver, la posición de ajedrez que lleva su nombre, la posición de Lucena, es muy conocida. Más bien, es la llave para abrir muchas posiciones en la fase final del juego.

El libro escrito por Lucena, Repetición de amores y arte de ajedrez es el libro más antiguo del ajedrez, quedan muy pocos ejemplares de este libro. Curiosamente no existe ningún estudio o representación de la posición Lucena en el libro. Ver más...